Mi negocio en un nuevo país

Todo empresario piensa cada día en cómo mejorar su negocio, como hacer una campaña de marketing más eficaz, que oferta proponer a sus clientes para aumentar las ventas, o incluso en como expandirse, y abrir nuevos mercados en el extranjero.
Pero justo donde empiezan los sueños surgen las dudas, y aparece el miedo a lo desconocido, la inseguridad de pisar un terreno incierto nos puede echar atrás, y una tras otra saltan las preguntas; ¿Será realmente una buena idea? ¿Se venderán bien mis productos/ servicios en ese nuevo país? ¿ Y si no encajan en esa sociedad? ¿Y si no hay mercado para mí? ¿Cuál sería la mejor forma de comercializarlos? …..¿Pero por donde empiezooooo?
Llegado este momento, es necesario tener un buen conocimiento de ese país, que nos permita luchar a diario por sacar a delante el proyecto, y que nos vaya guiando por ese camino que a veces puede resultarnos tenebroso, debemos conocer bien el país en el que decidimos empezar nuestro nuevo proyecto, conocer sus leyes, sus costumbres y sus gentes, pues es a través de ese conocimiento obtendremos las respuestas a las preguntas anteriores, y a las que nos puedan ir surgiendo a lo largo del camino, para luego poder tomar las decisiones convenientes. 
Pues siempre hay que tener en cuenta muchas cosas a la hora de entrar en un nuevo territorio, ya que cada país tiene sus reglas tanto empresariales como culturales, que influyen en la puesta en marcha de la nueva iniciativa.
Por ejemplo, hay que conocer los horarios y festivos del país con el que vamos a tratar, pues un sábado puede ser festivo en algunos países o sectores, pero no serlo en otros, mientras que el jueves y el viernes, son festivos en algunos países árabes, lo que significa que no me van a responder llamadas o correos en esos dos días, así que no tengo por qué pensar que no me quieren contestar o que no atienden bien su negocio; hay que tener este tema en cuenta especialmente a la hora de realizar transferencias, pues nos pueden realizar una transferencia desde Arabia Saudí el miércoles, pero no la recibiremos en España hasta el Martes o el Miércoles de la siguiente semana, y eso no debe asustarnos o hacernos pensar que el cliente nos está mintiendo, o lo que es peor, que nos han timado (¡como ha sucedido a algunas empresas españolas con las que he trabajado!).
Al igual que los festivos, los horarios de trabajo también pueden variar notablemente entre un país y otro, especialmente en el mundo árabe se deben tener el cuenta los horarios de las oraciones, pues se toman muy en serio las cinco oraciones del día, aunque en algunos países más que en otros.
También es imprescindible conocer la forma de llevar un negocio en ese país, ¿qué se puede y qué no se puede decir? ¿Qué expresión sería genial? Y ¿cuál se consideraría un insulto?
Respetar los saludos es muy importante, hay que saber cómo se saluda, pues en el mundo árabe generalmente los hombres saludan a la mujer con palabras únicamente, aunque las mujeres del ámbito profesional y de negocio suelen ser más abiertas y por lo tanto saludan dando la mano, en cambio los hombres siempre se saludan entre sí al igual que las mujeres dándose la mano y dos besos en las mejillas y en algunos países tres.
Tampoco debemos olvidar que cada país tiene su enfoque particular del mundo empresarial, y en el mundo árabe les encanta negociar (regatear) y jamás te dirán lo que están dispuestos a pagar, o cual es el precio mínimo de venta… Sino que como buenos comerciantes que son y con mucha historia de comercio sobre sus espaldas intentaran negociar y negociar hasta cansarte, y conseguir que accedas a lo que ellos piden u ofrecen. 
Por eso hay que tener en cuenta que en algunas ocasiones una negociación puede ser corta y directa, mientras que en otras, puede suponer mucho tiempo invertido y sobre todo mucha paciencia, y otras en las que un “NO” no es necesariamente un rechazo sino que es una forma de intentar mejorar las condiciones del acuerdo.
En resumen, hay que pensarse las cosas bien y tenerlas muy bien planeadas antes de dar un paso tan grande, y sobre todo, hay que conocer muy bien el terreno sobre el que pondremos en marcha nuestro nuevo negocio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .