La traducción en el ámbito humanitario

Afortunadamente la mayoría de nosotros no sabemos lo que es sufrir una guerra o una catástrofe natural, pues es algo que no se sabe hasta que se pasa por ello; esa desolación,  impotencia y desesperación que invaden a un ser humano que ha sufrido el devastador efecto de un tornado, un terremoto o lo que es peor, una guerra… debe de ser horrible.
Por eso es esencial que las personas que pasan por una situación así se sientan arropadas y comprendidas, pero ¿cómo ofrecer esa sensación de apoyo y solidaridad sin entendernos?
El motivo de esta entrada, o mejor dicho la inspiración, nace de todo lo que día a día sucede a nuestro alrededor, sin ir más lejos, las inundaciones que están teniendo lugar en el norte de España; a mí personalmente me ha impresionado la historia del bebe arrancado por el mar de brazos de su abuelo… No dejo de pensar en ese hombre y en cómo se sentirá, lo horrible que debe ser esta situación para él, y por supuesto para los padres del bebe; y aunque sé que no hay consuelo posible para una situación así, si que podemos hacerles llegar nuestras palabras de apoyo mediante las cuales mostramos nuestra solidaridad con ellos.
Pero qué pasa cuando no lo podemos hacer, cuando queremos ayudar y apoyar pero no tenemos las palabras adecuadas… lo que me trae a la mente el terremoto de Nepal del año pasado, esa enorme catástrofe que nos conmovió a todos, y la participación desapercibida de Traductores sin Fronteras.
Pues todos estamos de acuerdo en que la presencia de médicos, bomberos y equipos de rescate, es esencial, al igual que el envío de alimentos y medicamentos, y por supuesto que todo el personal que se desplaza a ayudar habla inglés o francés o ambos, pero es obvio que no todo el pueblo nepalés habla esos dos idiomas, es más me atrevería a decir que la mayoría a penas hablan uno de esos dos principales idiomas de contacto, y es aquí donde surge la necesidad de un buen intérprete de la lengua local, no solo para comunicar de la forma más adecuada y eficaz las indicaciones, los procedimientos, o cualquier otro tipo de información útil en estas circunstancias, por parte del los voluntarios y los equipos de rescate a los ciudadanos, a la vez que hacer llegar los problemas o solicitudes que pudiesen tener los afectados; sino que también para poder ofrecer esa sensación de cercanía, y ese apoyo tan necesario, en esos momentos tan duros.
Y al igual que sucede en las catástrofes naturales, ocurre en los conflictos armados, ya que para denunciar abusos, comunicar necesidades especiales, y prestar apoyo tanto médico como psicológico, es esencial que la comunicación se realice en el idioma local, para garantizar la correcta transmisión de la información en cuestión, y no perder ni omitir parte de la misma por el desconocimiento de los idiomas de comunicación (EN-FR), y no olvidemos, que una persona en una situación tan complicada, no se sentirá cómoda expresándose en otro idioma ni capaz de pensar en cada palabra para transmitir sus ideas o sentimientos, pero sí que lo podrá hacer de una forma mucho más fluida utilizando su propio idioma.
Esto sin olvidar que en muchos casos los afectados pueden ser personas mayores o niños pequeños, que no conocen otro idioma que aquel que hablan en su día a día.
Hablando desde mi experiencia colaborando con CEAR ACCEM; lo veo todos los días, pues un refugiado, llega cargado de vivencias personales, de situaciones difíciles que ha vivido, además de un montón de obstáculos que tenido que superar y otros aún pendientes, llega cargado de todo esto y se encuentra con la incertidumbre de lo desconocido, de leyes y reglamentos desconocidos para él, y una sociedad que desafortunadamente no siempre es acogedora; y su única forma de comprender lo que le rodea y de expresar sus dudas y sentimientos es mediante las palabras; palabras que a falta de intérpretes, no se entienden, ni encuentran su destino adecuado, pues es totalmente cierto que existen servicios muy buenos ofrecidos por las ONG que trabajan con los refugiados, entre otros destaca la atención psicológica, jurídica y social; desde estos servicios apoyan a los refugiados en sus primeros pasos de esta nueva vida, y les informan sobre los procedimientos, y trámites que deben realizar, pero todo eso se reduce notablemente cuando el receptor de dicho apoyo, no entiende lo que se le ofrece o las indicaciones que se le dan.
Situación que saben y conocen todos los que como yo intentamos echar una mano a los refugiados recién llegados a Europa, facilitando toda la información necesaria en árabe a través de Traductores sin fronteras, o una vez llegan a su destino colaborando con organizaciones como CEARACCEM o Cruz Roja.
Por todo lo anterior, hoy me he despertado pensando que los traductores e intérpretes somos soldados invisibles que hacemos que la lucha de los refugiados sea un poco más fácil, y con esto me siento un poco más satisfecha conmigo misma, ya que a mi modo ayudo a que este mundo muestre un poco de su lado solidario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .